Embarazo Precoz

jueves, 7 de abril de 2011

El embarazo adolescente

Las características psicológicas y emocionales de la adolescencia son un factor de primer orden en la aparición del embarazo en estas edades.

Si hay un común denominador en el joven que adolece es el afán por entrar en contacto con "nuevas experiencias". En la búsqueda de experiencias que den placer y satisfacción la exploración sexual es de las primeras en vivirse.

En los últimos tiempos ha disminuido la edad en que los jóvenes se inician sexualmente y ha aumentado en forma preocupante el embarazo no deseado ni planificado de las adolescentes, con graves consecuencias personales, familiares y sociales.

En el caso de los jóvenes que adolecen a la crisis de maduración se suma la crisis de la estructuración del rol materno, se superponen y generan una gran confusión en ambos jóvenes.

También encontramos que las chicas jóvenes experimentan sentimientos de soledad, de poca confianza en sí mismas que intentan suplir con las relaciones íntimas con el otro sexo.

Existe una escasa o nula comunicación con sus padres o con las hermanas mayores, sobre todo, en lo que concierne al sexo. Esto les lleva a buscar y encontrar la opinión y el consejo de otros jóvenes de su edad con su misma inexperiencia y falta de correctos patrones de conducta. Y si sucediera lo contrario, el pensamiento mágico del “a mi no me va a pasar” es muy fuerte.

Las causas más importantes de un embarazo adolescente son: falta de información, orientación y educación sexual adecuada, carencia de control de los impulsos sexuales y presión grupal para tener relaciones sexuales a veces en forma esporádica, como una forma de demostrar que uno es más hombre o más mujer, sentirse invulnerables porque "eso les ocurre a otros y a mí no", no usar métodos anticonceptivos en forma adecuada, querer validarse frente características de soledad, inseguridad, baja autoestima o problemas familiares, ignorancia en temas de fertilidad, sentirse fuertemente enamorado y tener sexo sin protección, querer tener nuevas experiencias, sobreerotización provocada por los medios de comunicación, en especial la televisión, estar bajo el influjo de alcohol o drogas, lo cual produce una liberación del freno social, falta de afecto y comunicación con los padres, sentir temor a su reprobación, por lo cual los jóvenes les ocultan que son sexualmente activos, no tener acceso a orientación y controles médicos, etc.

Una encuesta realizada recientemente en jóvenes de 12 a 20 años, reveló que el 76% de ellos afirma que sus padres no saben que ya son sexualmente activos, un 50% tiene relaciones en su propia casa, un 25% en autos, un 19% en fiestas. Un 50% manifiesta tener dudas o temores en relación a quedar o dejar embarazada. Además un 35% opta por el sexo casual y un 48% lo hace con una pareja estable. Los expertos concuerdan en que existen muchos mitos y desinformación, mientras tanto se descubrió que "para muchos padres hablar de sexo con sus hijos, implica darles permiso para tener actividad sexual".

Las consecuencias físicas y psicológicas de un embarazo precoz son todas graves, haciendo notar que muchos de estos embarazos terminan en abortos, poniendo en peligro la vida de una joven, que recién empieza a vivir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada